• Pilar Cordero

Tecleando



Pongo los dedos en las teclas. Y no es albur.

Los pongo con el objetivo de teclear, como en diván espiada o escuchada ó escuchando dormitar a cualquier psicoanalista.

En asociación libre.

Releo el primer párrafo.

Antojo de posar los dedos y acariciar su piel.

Recorrer en silencio sus vastos territorios con la nostalgia de quien escribe imaginando sentir y acto seguido, siente. Porque la imaginación es futuro y el presente se instala irremediablemente.

Un gran suspiro nutrido de aroma a ti.

De esa piel que reconozco, que jamás poseeré, que es frontera y límite; cercanía y complicidad, juego compartido y deseo cumplido y a veces no.

Amor o algo parecido.

Así es con-tigo.

Asocio libremente, sin pensamientos ni imágenes que contaminen mi estar allí. Cualquier asociación remite, lleva, evoca pero parece que todo y nada me remiten solo a ti.

Desde mi libertad presente elegí solamente, sentir y volver a sentir.

Asocio tu piel con miel.

Tu deseo con el eros y el poderoso instinto del vivir.

Asocio tus grandes carcajadas con dos periquitos besándose en el balcón de aquella habitación que contempla el gran acantilado.

Asocio tu tristeza infinita con el sol en el horizonte que se duerme cada tarde para ti y que regresa por no faltar a su palabra impregnada de honor.

Asocio tu voz con mi mas grande refugio y remanso.

Asocio tu delgadez con el sabio bambú.

Tu barba con mi nido.

Nuestra salada humedad con atardecer entreverados en la más remota de las playas.

Asocio, solo asocio. Así en libertad. Con aquello que he sido. Con aquello conocido. Con aquello que he vivido.

A ti, amado presente.

Amarte a ti es amar a todos.

Tecleo porque no quiero caer en el olvido.

Tecleo para ejercitar los dedos,

las manos

brazos y antebrazos

el cuello y la quijada;

la boca que se llena de saliva, que se hincha, se tuerce, se alista y agita de una respiración acompañada.

Tecleo para no morir.

Para dejar fe.

Libre es aquel que habita en sí, que nada necesita. Libre es aquel que no depende, que pende de sus propios hilos y yo, yo…me da pendiente, porque estoy en un hilo y no estoy segura que ese hilo haya sido tejido por mi.

Solo asocio para no morir.

Porque vivir es mi condición, mi naturaleza y mi vocación.

Esa piel.

Esa cierta piel que han tocado mis dedos que hoy teclean para no morir…

FORMA PARTE DE UNA COMUNIDAD QUE VIVE EL #ARTECONPLACER Y LA #CULTURACONSENTIDO

  • facebook-EQ
  • twitter-EQ
  • nstagram-EQ

 

Fotografías "Inicio" y "¿Quién es Elisa? Vía: Daniel Carrera @danielcarrera

Vestuario Elisa Queijeiro vía: Nunadá

Joyería Elisa Queijeiro vía: Blue Velvet Box

PARA COLABORACIONES Y PROYECTOS CONTÁCTANOS VÍA CORREO 

 

Elisa Queijeiro 2017. Todos los derechos reservados