• elisaqueijeirohuma

Duele mucho perderse a uno mismo


Mientras estudio a Picasso -con sus 7 mujeres: dos que se quitaron la vida y otra más que acabó en el manicomio- no puedo dejar de pensar que hay hombres que son lo opuesto de lo que queremos; hombres que no lo son tanto: que poseen, que arrebatan, que entre conquistas, manipulaciones y celos hacen suyo el territorio de la que llaman “su” mujer con acento en “me perteneces”. Sí existen estas personalidades: enfermos que no son ni burdos ni directos, maestros del disfraz que saben avanzar poco a poco encantando a su presa, prometiendo, acaparando, dibujando un mundo insostenible. Falsos salvadores que sólo se quieren a ellos mismos. Mi abuela decía: “no digas de esta agua no beberé, porque te la acabas”. Y sí, desde el fondo de nuestras cicatrices podemos elegir la sombra de nuestro espejo para mostrarnos los infiernos de los que hay que salir corriendo. Pero la clave está en limpiar justamente esas heridas que nos hacen elegir tan mal. Duele mucho perderse a uno mismo, tanto que el auto-perdón es indispensable y lo primero que nos sana, hasta que se vuelve NO NEGOCIABLE entregar el corazón sin razón a quien simplemente no lo merece. Arte: Minotauro acariciando a una mujer dormida. Picasso/ Suite Vollard

FORMA PARTE DE UNA COMUNIDAD QUE VIVE EL #ARTECONPLACER Y LA #CULTURACONSENTIDO

  • facebook-EQ
  • twitter-EQ
  • nstagram-EQ

 

Fotografías "Inicio" y "¿Quién es Elisa? Vía: Daniel Carrera @danielcarrera

Vestuario Elisa Queijeiro vía: Nunadá

Joyería Elisa Queijeiro vía: Blue Velvet Box

PARA COLABORACIONES Y PROYECTOS CONTÁCTANOS VÍA CORREO 

 

Elisa Queijeiro 2017. Todos los derechos reservados