• @ElisaQuei

Giovanni Pico Della Mirandola, la cábala y su influencia en el “discurso sobre la dignidad del hombr



Juan Pico de la Mirándola fue un filósofo humanista del siglo XV, nace y muere en Italia, con tan sólo 31 años. Reconocido en su tiempo por su erudición y su dominio de las lenguas antiguas, no estuvo exento tampoco, como buen renacentista de verse atraído por todo tipo de textos antiguos. Sin embargo, se distingue de los demás pensadores contemporáneo por centrar su atención en el estudio y conocimiento de los textos primarios hebreos, la llamada Cábala. Así es él precursor del Cábala Cristiana, la cual pretende sustentar los misterios mismos de Cristo a partir de textos judíos secretos[1].


Dentro del legado de Pico de la Mirándola para la humanidad, destaca sin lugar a dudas el Discurso sobre la Dignidad del Hombre, texto preparado para introducir sus famosas 900 Tesis inspiradas en la Filosofía, la Cábala y las Teologías, escritas en 1486 y en las que pretende fundamentar las similitudes y concordancia del pensamiento platónico, aristotélico, judío, árabe, caldeo y cristiano. No fueron bien recibidas, sobre todo por el Papa Inocencio VIII, quien acuso varias de ella de heréticas. Sin embargo, su Discurso previo, tuvo un eco importantísimo entre los pensadores contemporáneos, que trasciende hasta nuestros días ya que es el primero en colocar la dignidad del ser humano en su propia naturaleza libre, otorgada por el Creador mismo, comenzando con Adán[2].


Los textos judíos antiguos, escritos por sabios hebreos debieron hacer huella en el pensamiento de Giovanni Pico; trascender más allá de conocimiento acumulado en el joven italiano. La Cábala y sus principales enseñanzas están reflejada en su Discurso para la Dignidad del Hombre, de tal manera que se nos presentan de forma casi transparente.


Vivir un momento histórico específico, como lo es el siglo XXI, en el año 2012, casi 13 y ser observadora de las búsquedas actuales, me hizo detenerme en el análisis previamente planteado. No soy ajena, como comunicóloga y humanista a lo que vive mi sociedad y no sólo me refiero a la mexicana, sino la universal. Existe una creciente búsqueda por un sosiego, por una paz interior, por una espiritualidad que la ofrezca: lo mismo se busca en el budismo, que el hinduismo; chamanes o flores de bach, yoga, chi kung, temazcales o el retorno a las iglesias y creación de nuevas. Una más, entre tantas formas que se ofrecen a nuestra ahuecada vida, es La Cábala y su estudio, que ha cobrado un auge importante, y no sólo por los judíos, -es más muchos de ellos, desaprueban abiertamente su estudio- sino aparentemente una Cábala planteada ya como un conocimiento posible y necesario para todos los seres humanos. Encontrar en una fuente antigua, respuesta a nuestro presente.


Para desarrollar este trabajo se han consultado fuentes clásicas y libros especializados con autores como Gershom Scholem, por su reconocida seriedad sobre los temas de mística judía; Giovanni Reale y Dario Antiseri para conocer la historia del autor mencionado y su época, así como, y F. Secret para entender la Cábala en el Renacimiento. Por supuesto, con detenimiento en lo escrito por el propio Pico de la Mirándola, específicamente el mencionado Discurso sobre la Dignidad del Hombre.


El trabajo así, nos pasea por la vida del pensador Della Mirándola, sus estudios y especialidades, sus aficiones y su pasión por los textos hebreos. Se detiene en el Discurso y resaltará, los aspectos donde la influencia hebrea cabalística sea clara. Para la contextualización, una explicación sólida sobre lo qué es La Cábala y cuáles fueron los textos estudiados por el autor. En la conclusión encontraremos los reflejos de éstos en el Discurso de la Dignidad del Hombre, si es que la investigación hacia ese punto nos lleva.



a. Quién fue Juan Pico de la Mirándola (1463-1494).



Giovanni Pico della Mirándola, fue un humanista y pensador del renacimiento. Nació en Mirándola en 1463 y falleció en Florencia en 1494. Su vida fue tan corta, como profunda. Su erudición fue reconocida muy pronto en Europa, lo llamaron “El Fénix de su tiempo” o el “Príncipe encantador del Renacimiento” [3]. Siendo aún un niño, podía escuchar un poema completo y repetirlo de inmediato, incluso a la inversa. Con tan sólo catorce años estudiaba Derecho Canónico, en la Universidad de Bolonia, mismos estudios que cambia por Filosofía en Ferrara. Fue alumno igualmente en Padua, Paris y Florencia. De familia noble, a menudo se refiere la historia a él como Conde, por el título heredado de Conde de la Concordia, de las Tierras de Mirándola[4].


Sobre su vida disipada y amante de las mujeres, su sobrino Francisco escribiría: “porque en los primeros tiempos, ávido de brillar y abrazado por el fuego de los vanos amores, se había mostrado harto sensible a las gracias femeninas; muchas mujeres en efecto se inflamaban por él…”[5]. Es también conocido el episodio de su vida, cuando trató de raptar a Margarita, mujer del primo de Lorenzo el Magnífico de Medici. Fue herido y tuvo que huir a Perusa[6].


Sin embargo, Giovanni Pico ha pasado a la posteridad por su enorme capacidad para estudiar lenguas y por sus legados filosóficos. Pico, no estuvo exento del afán por la búsqueda de todo tipo de fuentes antiguas y originales, aún las profanas, tan característico del Renacimiento[7]. Estudió en especial lenguas, dominando a profundidad el griego, árabe, hebreo y caldeo. Esto porque entendía la importancia de conocer los textos, sin intervención por las traducciones, sino él mismo leerlos y entender la Cábala, el Corán, los oráculos caldeos y los Diálogos de Platón.


Es bajo esta perspectiva que se pueden entender sus famosas 900 Tesis Inspiradas en la Filosofía, la Cábala y las Teologías, que formula después de su estancia en Paris, al regresar a Roma 1486, y en las que pretende unificar aristotélicos, platónicos, filosofía, religión, magia y cábala [8]. No excluyó tampoco a pensadores como Hermes Trimegistro. Algunas de estas tesis fueron consideradas como heréticas -los autores leídos coinciden que 13 de ellas- y por lo tanto condenadas. Pico, en su seguridad considerada soberbia por parte de la Iglesia, respondió a la condena con una Apología defendiendo las tesis. Lo que provocó, no sólo que fuera excomulgado, sino que tuvo que huir y camino a Francia fue encarcelado en Saboya. Intercede por él Lorenzo el Magnífico de Medicis (1449-1492), quién siendo un importante banquero, político y mecenas italiano lo invitó a Florencia, donde se instaló por un tiempo. Es el Discurso sobre la Dignidad del Hombre -su escrito más famoso y sobre el cual centraremos nuestra atención-, el texto que precedía las 900 Tesis[9].


Hacia el final de su vida, cuando tenía apenas 28 años de edad, se entregó a un profundo fervor religioso convirtiéndose en mendicante, renunciando a sus títulos y propiedades. El Papa Alejandro VI, en 1493, lo absolvió de las imputaciones por herejía y lo recibe de nuevo a la Iglesia Católica. Muere, ordenado dominico a la temprana edad de 31 años, el 17 de noviembre de 1494. No se tiene registros claros sobre el motivo de su muerte y algunas formulan que fue envenenado por su propio secretario[10].


Otras de la obras que escribió fueron Heptaplus (1489), sobre los significados del génesis desde el punto de vista cabalístico; y Del Ser y de la Unidad (1492), donde busca las concordancias entre Platón y Aristóteles y su última gran obra hasta nuestros días consultada por los astrólogos fue Disputaciones contra la Astrología (1493), con influencia de San Agustín y también de su maestro Marcelo Ficcino, publicada después de su muerte por su sobrino[11].


La biblioteca de Pico della Mirandola, fue sin duda una de las más valiosas del renacimiento en Italia. Se sabe por una carta de su sobrino Juan Francisco a Juan Reuchlin, seguidor de Pico y a quien se le atribuye la continuidad y tradición de la Cábala Cristiana, que la biblioteca de su tío fue comprada por el cardenal Doménico Grimani y que a él no le quedaba ningún texto de Cábala que hubiera pertenecido a su tío. Después de este dato, poco se sabe sobre el paradero de los libros de Della Mirandola, sólo que tras la muerte del cardenal una parte pasó al convento de S. Antonio di Castello, en Venecia y se habría perdido por el fuego y la otra parte heredada por Marco Grimani, pasó por las manos del cardenal Sirleto, antes de que fuese adquirida por la Vaticana[12].




b. La Cábala: orígenes y su significado amplio


La Cábala, es el término utilizado comúnmente para designar el misticismo judío en un sentido histórico. Literalmente, la palabra cábala significa “tradición”[13]. El misticismo judío, ha cultivado desde sus inicios la idea de un conocimiento que por su propia naturaleza es difícil de comunicar, y por tanto es secreto, determinado sólo para algunos espíritus elegidos o iniciados. El misticismo judío es entonces, una doctrina secreta en un doble sentido: porque trata de las cuestiones fundamentales y más profundas de la vida humana, las cuales son ocultas y también porque está reservada aun pequeño grupo de elegidos que trasmiten el conocimiento a sus discípulos. Lo cierto, es que en la realidad ha habido místicos que han tratado por el contrario, de no guardar para sí el conocimiento, sino de atraer a él a más gente, a pueblos enteros. Para el cabalista, el conocimiento no es una cuestión privada que le ha sido otorgada de manera exclusiva para una experiencia personal y nada más. Por el contrario, mientras más puro y perfecto le sea el conocimiento, más cerca estará del caudal original del conocimiento común a toda la humanidad[14].


Scholem destaca una y otra vez en sus libros sobre misticismo y Cábala, que es importante tener claro que La Cábala, no es el nombre de un dogma, ni de un sistema determinado, sino el término general aplicado a todo un movimiento religioso, el cual ha existido desde la época talmúdica (la cual se extiende por ocho siglos desde el período helenista hasta el fin de la Edad Antigua (300 aC -500 ec), durante el cual se desarrollo el Talmud, segundo libro más importante para los judíos, que se puede definir como un compendio de debates en torno a la ley oral judaica que consta de setenta y tres tratados[15], los cuales empezaron con Rabí Aquibá, hasta Rabí Abraham Yitshak Kook, líder religioso de la comunidad judía de Palestina y de los cuales se conservan cerca de 3,000 textos impresos), hasta nuestros días. Las experiencias religiosas han variado de manera considerable, ya que no se parecen mucho los escritos talmúdico y post-talmúdicos con los que se cuenta de lo antiguos cabalistas españoles -que florecieron en Safed (de donde viene el término sefarad), ciudad sagrada de la Cábala, del siglo XVI-, con la literatura hasídica de la época moderna. Las coincidencias, sin embargo, parecen ser en las ideas básica e inmutables en cuanto Ds, la creación y el papel que juega el hombre en el universo[16].


Hablar de La Cábala, y más hoy en día puede ser confuso y disperso, habiendo tantas interpretaciones sobre lo que ésta es, por lo que decidí explicarla de manera sencilla, pero fundamentada por autores serios, filósofos y pensadores expertos en el tema, como Scholem, Yates y Laterza Bari:


La Cabala está basada en la doctrina de las diez zefirot y de las veintidós letras del alfabeto hebreo. Las zefirot están expuestas en el libro de la creación (Sefer yetsirah) y se hace una constante referencia a ella a lo largo de todo el Zohar (que es justamente la obra mística judía escrita en España a lo largo del S XIII y que comprende las tradiciones cabalísticas españolas de esta época) . Las zefirot son los diez nombres corrientes de Ds y en su conjunto forman su único y gran nombre. Son los “nombres creativos que Ds clamó al mundo” y el universo creado es el desarrollo de estas fuerzas que viven en Ds. Un rasgo característico de la cabalística son el valor que tienen los ángeles o espíritus divinos como seres intermediarios que están presenten a lo largo de toda la creación en un sistema jerárquico. Existen con igual importancia sus antagónicos (ángeles caídos, demonios). El sistema teosófico del universo, sobre el cual se fundamenta las infinitas sutilezas del misticismo cabalístico se vinculan con las Escrituras, a partir de sofisticadas interpretaciones místicas de las palabras y del texto judío, en particular del Génesis, (en buena parte el Zohar es un comentario a este libro). Por otro lado, para el cabalista las letras del alfabeto hebreo contienen el nombre o los nombres de Ds. y la creación la atribuyen a su Santo Nombre, por eso cuando el cabalista estudia o contempla las letras hebreas y sus combinaciones, para él es lo mismo que estar contemplando a Ds y sus obras, a través del poder del nombre. Así, las dos ramas de la cabalística española se basan en el nombre o los nombres: una rama recibe el nombre de “Sendero de las Sefirot” y la otra es el “sendero de los nombres”.


Los sabios españoles que dominaban estos conocimientos, como Abraham Abü-l-Afiya, crearon métodos complejos de meditación utilizando las combinaciones de estas letras, y así no sólo consideraban ellos, al igual que Pico de la Mirándola, que también se accedía a un conocimiento de uno mismo a partir del conocimiento de Ds, sus letras, sus nombres[17].



c. Escritos Hebreos y Pico de la Mirándola


Los escritos cabalísticos en los que estamos centrando la atención son los realizados, justamente, por los cabalistas españoles de la Edad Media, ya que son éstos a los que accedió Pico della Mirándola, aunque también se cree que tuvo en su poder escritos previos, sin embargo no está bien sustentada esta hipótesis[18].


La Cábala en este tiempo se presenta como una doctrina mística ligada a la cultura hebrea, una revelación especial hecha por Ds a los judíos para que pudieran conocerlo mejor y entender la Biblia, funciona en dos vertientes: una teórica-doctrinal que incluye una forma alegórica de entender la Biblia y otra mágico-práctica, la cual a través de un cierto sistema de auto-hipnosis provocada por la vibración de las letras hebreas, y esto ayuda a la contemplación y adquirir conocimientos profundos. Ambas tendencias atrajeron la atención y fueron practicadas por Giovanni Pico.[19].


Los maestros de Cábala de Pico de la Mirándola fueron principalmente dos judíos conversos: Guillermo de Sicilia (Flavius Mithridates) y Pablo de Heredia. El primero escribió también para los Papas Sixto IV y se narra de él en las Crónica de Volaterra que para 1481: “este sabio judío de nacimiento y profundo conocedor de su religión, había comprobado todo los Misterios de la Pasión de Cristo, a través de la autoridad y los escritos de los hebreos y los árabes, citándolos en su propia lengua. Enseñando algunos de los secretos de los judíos nunca antes conocidos, con lo que demuestra que éstos persisten en sus errores con respecto al Mesías y la Verdad, no tanto por ceguera o ignorancia, sino por obstinación. Al terminar su discurso, fue aplaudido por todos, principalmente por el Papa y los cardenales”[20].


Se sabe de la existencia de tres manuscritos hebreos que Pico compró en Venecia: El Menahem de Recanati sobre el Pentateuco, el segundo una compilación de escritos de Eleazar de Worms y el tercero un libro de los grados de Sem Tob ibn Joseph ibn Palquera. De los cuales dos se conservan en la Biblioteca Vaticana, y tienen traducciones de Mithriates comprobadas[21]. También fue éste él, quien le enseñó Caldeo a Pico, con la condición de que a nadie le confiara los secretos aprendidos[22].


Sin embargo, se considera que fue mayor la influencia de Pablo de Heredia para la formación de la Cábala Cristiana que la de Mithriates. De origen español, se convirtió hasta su edad adulta, solitario murió rodeado de sus libros. De él, nos quedan dos obras difíciles de datar: La Epístola de los Secretos y la Corona del Rey, esta segunda solamente retoma algunos escritos de la Epístola de los Secretos, la cual es de central importancia para nuestro tema, ya que al ser tomada después por Pedro Galatino (franciscano, confesor del Papa Leon X) en su obra De Arcanis, orientó todo el futuro de la Cábala Cristina[23]. El la Epístola, Heredia revela secretos hechos por estudiosos previos a él, como Rabbi Simeon, Rabbenu Haccados y Rabi Nehunias, los cuales hablan de temas como la Trinidad y la venida del Mesias, confirmando igualmente los hechos evangelisteros. Todos éstos, los citaba interponiendo textos del Zohar[24]. Estas comprobaciones elaboradas por otros, siempre antagónicos, se convirtieron en tesoro para los cristianos, que editaban los textos y los protegían de ser quemados o destruidos de cualquier manera, mientras que las Torot o Talmudim (los dos grandes libros judíos no corrieron con la misma suerte).


Pico della Mirandola, le dio una dimensión humanística a la Cábala, es él el que habla de los 70 libros de Esdrás, en el Oratio, donde en efecto se despliega la Cábala Cristiana. Y así lo reconocían por ejemplo el Cardenal Egidio de Viterbo en 1517, en un tratado sobre Cábala dirigido a Clemente VII; reconoce la primacía de Pico della Mirándola en la Cábala Cristiana, no sin mencionar que la tradición como tal quedó escrita gracias a Pedro Galatino y Juan Reuchlin, seguidor del Pico.


Es importante recalcar que el gran error de Pico, fue uno con base histórica, ya que creyó que efectivamente la Cábala eran los secretos que Ds mismo le había dictado a Moisés para entenderlo a Él y la Ley[25]. Y defendía ante la comisión reunida por Inocencia VIII: “no hay ciencia que nos de más certidumbre sobre la divinidad de Cristo que la magia y la Cábala”[26]. Es decir, daba por hecho que La Cábala, no era de origen humano, sino divino y por tanto irrefutable.



d. Sobre el Discurso de la Dignidad del Hombre


Así como las 900 Tesis Inspiradas en la Filosofía, la Cábala y la Teología, sufrieron del ataque y nos fueron bien recibidas, como ya mencionamos anteriormente, consideradas trece de ellas como heréticas, además de una petulancia por parte de su autor[27]; Feu, sin embargo, el Oratio de hominis dignitate, traducido como el “Discurso sobre la dignidad del hombre”, el cual sirvió en su momento, como presentación a las mencionadas tesis, el gran legado de Pico della Mirandola. Sin demeritar sus otras obras[28]. Sin embargo, es este discurso en el que por primera vez la naturaleza de libertad en el hombre, se clarifica de tal manera que es justamente lo que lo hace un ser digno. Esto sin lugar a dudas, es uno de los postulados más significativos del hombre moderno y ha sido definido como el manifiesto del pensamiento renacentista[29]. Pico se explica el milagro del hombre explicándolo desde su esencia específica, ya que todas la criaturas están ontológicamente determinadas, a ser aquello que son y no otra cosa. En cambio el hombre es la única criatura que ha sido colocada en la frontera entre dos mundos y que posee una naturaleza no predeterminada, sino constituida tal que sea él mismo quien se plasme y se esculpa de acuerdo con la forma previamente elegida[30]. Y puede así elegir subir hasta los seres divinos y angelicales o bajar al mundo de las bestias. La grandeza milagrosa del hombre reside, pues, en ser artífice de sí mismo, auto-constructor:


Oh Adán, no te he dado ni un lugar determinado, ni un aspecto propio, ni una prerrogativa peculiar con el fin de que poseas el lugar, el aspecto y la prerrogativa que conscientemente elijas y que de acuerdo con tu intención obtengas y conserves. La naturaleza definida de los otros seres está constreñida por las precisas leyes por mí prescritas. Tú, en cambio, no constreñido por estrechez alguna de la determinarás según el arbitrio a cuyo poder te he consignado. Te he puesto en el centro del mundo para que más cómodamente observes cuanto en él existe. No te he hecho ni celeste, ni terreno, ni mortal ni inmortal, con el fin de que tú, como árbitro y soberano artífice de ti mismo, te informases y plasmases en la obra que prefirieses. Podrás degenerar en los seres inferiores que son las bestias, podrás regenerarte, según tu ánimo, en las realidades divinas[31]

Este es el discurso que Giovanni Pico puso en boca del Creador, dirigiéndose a su “centro de la creación”: Adán; y el cual tuvo un eco gigantesco en los contemporáneos al autor. Es hasta nuestro días un discurso que nos detiene a valorar porqué somos libres, porqué somos dignos.


Otros de los puntos trascendentales del Discurso y sobre el cual me quiero detener, es el expuesto casi al final del mismo, donde comenta con toda fuerza lo qué es la Cábala según él, no sugiere que es una idea suya, sino asegura que la interpretación de la Ley fue comunicada directamente a Moisés por Ds y ella fue llamada Cábala. Y continúa narrando, que más adelante tras haber sido liberados los hebreos de la cautividad babilónica y construido el templo de Zorobabel, pusieron su empeño en restaurar la ley y fue su líder Esdrás, el que después de corregir el libro de Moisés y viendo que no se podía mantener por más tiempo la costumbre de los padres de hacer su transmisión oral, se dio a la tarea de transcribirlos en setenta volúmenes, tantos cuantos eran los sabios del sanedrín[32]. Y pide que se le crea a Esdrás mismo, y no a él y transcribe: Pasados cuarenta días el Altísimo habló diciendo: lo primero que has escrito hazlo público y que lo lean los dignos y los indignos; pero conservarás los últimos setenta libros para confiarlos a los sabios de tu pueblo; en ellos está la vena del intelecto, la fuente de la sabiduría, un río de ciencia. Y así he hecho. Continua Pico con la argumentación que estos libros está la fuente de la sabiduría, esto es la metafísica de las formas más inteligibles y angélicas, el rio de la ciencia y la sólida filosofía de la naturaleza. Después de su elogios a los textos, asegura que su traducción vino por orden del Papa Sixto IV, que entendió su valor y relevancia y termina diciendo que el los ha adquirido a precio de oro, los ha leído a fondo con atención constante y trabajo sin descanso y he hallado en ellos (Ds como testigo) no tanto la religión de Moisés, como la religión cristiana: aquí el Misterio de la Trinidad, allí la encarnación del Verbo, acullá la Divinidad del Mesías…[33].


Igualmente, concluye que no hay por lo tanto ninguna controversia entre los judíos y católicos que no se puedan solucionar con la demostración misma de sus textos cabalísticos.



CONCLUSIÓN



En el Discurso sobre la Dignidad del Hombre, los pensamientos hebreos cabalistas están presenten de diferentes maneras. La grandeza del hombre la coloca desde su libertad inherente a su propia creación, distinta de cualquier otra criatura que ya está determinada. Pico, remarca claramente el hombre no fue pre-determinado por Ds, sino por el contrario le dio la posibilidad de ser todo, le dio su dignidad junto con la posibilidad de elegir si se va a elevar incluso hasta alcanzar el mundo de lo divino, de lo angélico -lo cual lo puede hacer a partir de la entrega al conocimiento y filosofía, según de la Mirándola, siguiendo también la idea de su maestro Ficcino- o si bien, va a descender y dejarse llevar por su parte primitiva y básica, siendo por tanto una bestia. Todo este pensamiento lo coloca en la voz misma del Creador, hablando con Adán (como arriba está mencionado)[34]. Este es un primer rasgo clarísimo de la Cábala en della Mirandola, ya que como Scholem lo expone, la Cábala, sobretodo la española del S XIII, a través del Zohar, son comentarios al libro del Génesis. De ahí que Adán, sea figura central para Mirándola. En voz de lo cabalistas: El conocimiento de lo humano y de lo divino que tenía Adán, padre la humanidad, es en consecuencia también propiedad del místico. Por ellos la Cábala propuso algo que fue al mismo tiempo una reivindicación y una hipótesis: su misión era transmitir a sus discípulos el secreto que Ds le reveló a Adán[35].


Por otro lado, en todo el comentario final del Discurso donde expone Giovanni que fue Moisés quien recibió la Cábala directo de Ds, y Esdrás quien decidió escribirlas y él leyó ya esos escritos, depositarios de los secretos más importantes del judaísmo, pero hablando de los misterios propios del cristianismo, es un comentario directo, es una expresión transparente de que lo ahí expuesto, refleja lo que él creía y había estudiado de textos antiguos judíos y cábala. Esta parte no necesita más profundización, ya que es explícita: Pico, se encarga de hacerlo.


Sin embargo, otro rasgo característico de los cabalistas, que además ha trascendido desde las épocas talmúdicas, pasando por los españoles, hasta los jasídicos contemporáneos, son tres aspectos comunes que trata en sí misma la Cábala: 1. Las características inmutables de Ds, 2. La creación y 3. El papel que desempeña el hombre en el universo [36].


Estos son los temas que Giovanni Pico, trata finalmente en su Discurso: Ds es creador de todo lo existente (sus características inmutables y la creación) y el hombre por su dignidad, por su naturaleza conferida por ese mismo Creador de todo, que decidió hacerlo libre, tiene un papel único en el universo (3er tema común en los cabalistas: el papel del hombre en el universo, distinto a las bestias y todo lo creado), el hombre está comprometido con el mundo, de manera libre puede a través del conocimiento, de la filosofía acercarse a lo angélico y divino.


Este último tema (lo angélico y lo divino) es constante en la Cábala, la presencia de ángeles y seres espirituales que están interviniendo en toda la creación.


No quisiera dejar de mencionar que para los hebreos, leídos por Pico, la enseñanza de la Cábala y los demás escritos antiguos, eras secretos, eran conocimientos designados para elegidos, pocos capaces de entenderlos. Algunos siguieron con la idea de sólo trasmitirlo a sus discípulos, otros de abrirlo al pueblo también, como nos lo cuenta Scholem. Pico de la Mirándola, al ser un joven dotado de una inteligencia y capacidades especiales para el estudio, su mencionada erudición, se consideraba a sí mismo, un ser especial. Su soberbia es comentada una y otra vez por diversos autores (principalmente por F. Secret a través de escritos que quedaron del sobrino de Mirándola, Francisco) que se han detenido en detalles de su vida como el rapto de la sobrina de Alejandro el Magnífico cuando esta estaba casada, las 900 tesis que él aseguraba que eran la verdad para conciliar los estudios que pretendía, la respuesta al Papa Inocencio VIII que le valió la cárcel, en fin, Pico de la Mirándola tiene este otro rasgo de algunos cabalistas previos a él, donde se consideran elegidos para obtener el conocimiento. Él sin embargo, si siente la necesidad y cree en comunicarlo para transmitirlo al mundo entero.


A sus treinta y un años, estudió mucho, escribió mucho, trascendió a la historia.




BIBLIOGRAFÍA



Bibliografías y Vidas S.C.P. Giovanni Pico della Mirandola. “Editado por: Tomás Fernádez”. Barcelona: 2004 http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/pico.htm (acceso diciembre 2012)


Masuah, Judaísmo e Israel. Akiva y el Rabinismo. “Editado por: Shmuel Korblit”. Argentina: 2012 http://www.masuah.org/Akiva%20y%20el%20rabinismo.htm (acceso diciembre 2012)


Pico della Mirándola, Giovvani. Discurso sobre la dignidad del hombre. México: Colección Pequeños Grandes Ensayos, Universidad Autónoma de México, 2004.



Reale, Giovanni y Dario, Antiseri. Historia del pensamiento filosófico y científico, II del humanismo a Kant. ”Traducido por: Juan Andrés Iglesias”. Barcelona: Herder Editorial, S.L., 1998.



Scholem, Gerson. Las grandes tendencias de la mística judía. “Traducida por: Obërlander”. Madrid: Ediciones Siruela, S.A., 1996.



Secret, F. La kabbala cristiana del Renacimiento. “Traducido por: Iganacio Gómez de Liaño y Tomás Pollán”. Madrid: Taurus Ediciones, S.A., 1979.



[1] Bibliografías y Vidas S.C.P, “Giovanni Pico della Mirandola” (Barcelona: 2004 [citada diciembre de 2012] Biografías y Vidas) ed. Tomás Fernández: disponible en http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/pico.htm



[2] Giovanni Reale y Dario Antiseri “Tomo II Del Humanismo a Kant,” Historia del Pensamiento Filosófico y Científico, traducción de Juan Andrés Iglesias (Barcelona, España: Herder Editorial, S.L., 1988), 78-82.



[3] F. Secret, La Kabbaka cristiana del Renacimeinto (Madrid: Taurus Ediciones, S.A., 1979), 17.


[4] * ibid., 18


[5] *ibid., 46


[6] *Ibid., 44


[7] Carlos Llano Cienfuentes, “Presentación”,Giovanni Pico della Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, trad. Adolfo Ruíz Díaz (México: Colección Pequeños Grandes Ensayos, Universidad Nacional Autónoma de éxico, 2004), 9.


[8] Giovanni Reale y Dario Antiseri “Tomo II Del Humanismo a Kant,” Historia del Pensamiento Filosófico y Científico, traducción de Juan Andrés Iglesias (Barcelona, España: Herder Editorial, S.L., 1988), 81.


[9] Reale, “Historia del pensamiento filosófico,” 81.


[10] Bibliografías y Vidas S.C.P, “Giovanni Pico della Mirandola” (Barcelona: 2004 [citada diciembre de 2012] Biografías y Vidas) ed. Tomás Fernández: disponible en http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/pico.htm



[11] *Ibid.,


[12] F. Secret, “La Kabbala cristiana del Renacimiento,” 62.


[13] Gershom Scholem, Las grandes tendencias de la mísitica judía, traducción de Beatriz Oberländer (Madrid: Ediciones Siruela, S.A., 2000), 41.


[14] Gershom Sholem, “Las grandes tendencias de la mística judía,” 41


[15] “Akiva y el Rabinismo,” capítulo 6 (27 de marzo del 2012 [citada en diciembre del 2012] Masuah, Judaísmo e Israel) ed. Shmuel Korblit: disponible en http://www.masuah.org/Akiva%20y%20el%20rabinismo.htm


[16] *Ibid., 39


[17] *Ibid.,79


[18] F. Secret, “La Kabala cristian del renacimiento,” 42-62.


[19] Giovani Reale “Historia del pensamiento filosófico,” 78


[20] F. Secret, “La Kabala cristian del renacimiento,” 43


[21] *Ibid., 45


[22] *Ibid., 45


[23] F. Secret, “La Kabbala cristiana del Renacimiento,” 47


[24] Sholem, “Zur Gesh.”, p. 183, citado en F. Secret, La Kabbaka cristiana del Renacimeinto (Madrid: Taurus Ediciones, S.A., 1979), 48.


[25] Giovani Reale “Historia del pensamiento filosófico,” 78


[26] L Dorez y L. Thuasne, “Pic de la Mirandole,” Paris, 1897, citado en F. Secret, La Kabbaka cristiana del Renacimeinto (Madrid: Taurus Ediciones, S.A., 1979), 18.



[27] F. Secret, La Kabbaka cristiana del Renacimeinto (Madrid: Taurus Ediciones, S.A., 1979), 19.


[28] Carlos Llano Cienfuentes, “Presentación”,Giovanni Pico della Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, trad. Adolfo Ruíz Díaz (México: Colección Pequeños Grandes Ensayos, Universidad Nacional Autónoma de éxico, 2004), 7-10.


[29] Bibliografías y Vidas S.C.P, “Giovanni Pico della Mirandola” (Barcelona: 2004 [citada diciembre de 2012] Biografías y Vidas) ed. Tomás Fernández: disponible en http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/pico.htm



[30] Giovani Reale “Historia del pensamiento filosófico,” 81



[31] Giovanni Pico della Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, trad. Adolfo Ruíz Díaz (México: Colección Pequeños Grandes Ensayos, Universidad Nacional Autónoma de éxico, 2004), 14.



[32] Giovanni Pico della Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, trad. Adolfo Ruíz Díaz (México: Colección Pequeños Grandes Ensayos, Universidad Nacional Autónoma de éxico, 2004), 57-59.



[33] Giovanni Pico della Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre, 59 y 60.



[34] Giovanni Pico della Mirándola, Discurso sobre la Dignidad del Hombre.


[35] Gershom Scholem, “Las grandes tendencias de la mística judía”, 41.


[36] Gershom Scholem, “Las grandes tendencias de la mística judía”, 39.

FORMA PARTE DE UNA COMUNIDAD QUE VIVE EL #ARTECONPLACER Y LA #CULTURACONSENTIDO

  • facebook-EQ
  • twitter-EQ
  • nstagram-EQ

 

Fotografías "Inicio" y "¿Quién es Elisa? Vía: Daniel Carrera @danielcarrera

Vestuario Elisa Queijeiro vía: Nunadá

Joyería Elisa Queijeiro vía: Blue Velvet Box

PARA COLABORACIONES Y PROYECTOS CONTÁCTANOS VÍA CORREO 

 

Elisa Queijeiro 2017. Todos los derechos reservados